¿Se está trasladando la comunidad de criptomonedas a la isla de criptomonedas libre de impuestos de Puerto Rico?

  • El St. Regis Bahia Beach Resort de Puerto Rico cuenta con un campo de golf y confortables villas a pie de playa, en una reserva natural de casi 200 hectáreas rodeada de una exuberante selva tropical.
  • Pero los que pueden permitirse vivir allí no se interesan tanto por la naturaleza paradisíaca, sino por la naturaleza de las ventajas fiscales que conlleva ser residente permanente extranjero en la isla.

Anthony Emtman dejó Los Ángeles y compró un apartamento en el St. Regis Bahia Beach Resort. El director de Ikigai Asset Management forma parte ahora de la creciente comunidad de criptomonedas de la costa norte de Puerto Rico.

Los inversores acaudalados pagan hasta un 20% de impuestos sobre las ganancias de capital y hasta un 37% de impuestos sobre la renta en las ganancias a corto plazo en el territorio continental de Estados Unidos. En Puerto Rico, no pagan nada. Las empresas con sede en Estados Unidos continental pagan un 21% de impuesto de sociedades y diversos niveles de impuesto federal sobre la renta. En Puerto Rico, en total, pagan el 4%. Para los criptoinversores, no hay duda de que se trata de una cuestión obvia. El mercado de las criptomonedas sigue creciendo de forma exorbitante y los demócratas que gobiernan en Washington presionan para que los ricos paguen más impuestos.

La denunciante de Facebook Frances Haugen dijo recientemente al New York Times que vive en Puerto Rico para estar con sus «criptoamigos», y el alcalde electo de Nueva York, Eric Adams, incluso voló con el criptomillonario Brock Pierce a una cena con el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, en noviembre. «Ya no es: ‘Ve a Puerto Rico para ahorrar en impuestos’, dice el abogado fiscalista Giovanni Méndez, que asesora a clientes que buscan reubicarse allí, «sino que es: ‘Ve a Puerto Rico porque es donde todo el mundo está yendo'».

Relacionado: La denunciante de Facebook Frances Haugen dice que confía en las criptomonedas en medio de las dudas sobre sus ilegalidades

El gobierno de Puerto Rico creó las exenciones fiscales en 2012 con la esperanza de inyectar dinero en efectivo en la economía en dificultades y crear puestos de trabajo. Lo lograron, pero los fondos de cobertura esencialmente se abrieron paso en la isla. Pero una verdadera avalancha de recién llegados fue provocada por la pandemia del Covid 19 – y por la industria de las criptomonedas.

Todo esto tiene los inconvenientes habituales que se conocen en regiones similares de todo el mundo: muchas de las leyes beneficiosas sólo se aplican a los residentes extranjeros, dejando con las manos vacías a los locales que han pasado su vida en la isla desde su nacimiento. No es de extrañar, pues, que muchos se muestren reacios -por no decir otra cosa- a acoger a los nuevos ricos que llegan, por temor a que el flujo de ingresos exacerbe la desigualdad y provoque tensiones sociales. Los precios de la vivienda ya son absolutamente absurdos.

Este año, Puerto Rico ha recibido más de 1.200 solicitudes de residencia permanente, un nuevo récord. El número de ciudadanos estadounidenses continentales que buscan los beneficios fiscales de Puerto Rico se ha triplicado este año. 274 corporaciones, sociedades de responsabilidad limitada, asociaciones y otras entidades han sido autorizadas por la Ley de Servicios de Exportación de la isla, que ofrece un tipo impositivo del 4% para las empresas y una exención fiscal del 100% para los dividendos.

Giovanni Méndez, abogado de empresas e impuestos, dice que ya no es: «Vaya a Puerto Rico para ahorrar en impuestos». Es «Ve a Puerto Rico porque allí va todo el mundo».

La comunidad de criptomonedas se inclina especialmente por tres zonas de la costa. Hay escapadas alejadas como Bahía y el Ritz-Carlton Dorado Beach Resort. Los que quieren vivir en la ciudad se quedan en Condado, un barrio de lujo y distrito comercial en la capital, San Juan.

«Hay restaurantes, cafés y un centro comercial; esto es como un mini Miami. Sentí que venir aquí, hacer mi trabajo y seguir conectado con el mundo financiero era mucho mejor que Hawai o México», dice Brent Johnson, director gerente de la gestora de activos Santiago Capital, que se trasladó a Condado desde San Francisco en mayo de 2021.

El boom inmobiliario

La afluencia de recién llegados está haciendo olas en el mercado inmobiliario, especialmente en las zonas turísticas. Dorado es la que más está creciendo, con precios que casi se han triplicado, dice Priscilla Ferrer, una agente inmobiliaria puertorriqueña.

Francisco Fournier, socio fundador de Luxury Collection Real Estate, dice que ahora es común vender propiedades por más de 20 millones de dólares. «Ahora mismo estamos vendiendo una casa en Dorado Beach por 27 millones de dólares y otra se vende por 29 millones».

En Bahía, los precios por pie cuadrado casi se han duplicado, dice Blanca López, fundadora de Gramercy Real Estate Group. Priscilla Ferrer, agente inmobiliaria de Puerto Rico, afirma;

Es absurdo. Estas propiedades de lujo se están comprando a un precio emocional, no a un precio económico.

Los precios superan los 32.000 dólares por metro cuadrado en algunos casos para las fincas de lujo, mientras que las viviendas de gama alta en el Condado oscilan entre los 15.000 y los 16.000 dólares por metro cuadrado, lo que supone un aumento de cerca del 35% con respecto al año pasado. Y no hay suficiente inventario para satisfacer la demanda, ya que los compradores están acudiendo a la isla más rápido de lo que se pueden construir las viviendas de alta gama.

«Todo esto está perjudicando las perspectivas de vivienda y empleo de los isleños», dice Raúl Santiago-Bartolomei, profesor adjunto de la Escuela Graduada de Planificación de la Universidad de Puerto Rico. «Estos lugares están ahora fuera del alcance de los trabajadores y de los hogares de bajos ingresos que deberían vivir cerca de estas zonas de altas oportunidades».

No obstante, se crean puestos de trabajo: la mayoría en centros de llamadas, seguidos de servicios de consultoría, publicidad, relaciones públicas y servicios fiscales y contables. Pero la mayoría de los puertorriqueños nacidos en el país no están cualificados para ello, pues el mundo no es perfecto.

«Mientras los empleos sigan llegando, las puertas están abiertas para la comunidad de criptomonedas», dice Carlos Fontán, jefe de departamento del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio. Todo está bien, pues.

About Author

Los comentarios están cerrados.