Los contratos de freelance adecuados y su contenido

Una de las mayores ventajas de ser autónomo es tener más control sobre tu vida profesional.

Tienes la libertad de elegir qué trabajos aceptas, con qué regularidad trabajas, dónde pasas los días y cómo empleas tu tiempo. Sé creativo o trabaja con big data. Prueba un trabajo NFT popular ahora mismo o conviértete en programador o financiero. La plataforma Crypto Freelance LaborX puede ayudarte con ello. Sin embargo, hay una desventaja potencial de los trabajos freelance, y es que la autonomía que proporcionan también viene con un mayor nivel de responsabilidad.

Una de las responsabilidades más importantes que conlleva el trabajo como autónomo es la elaboración de contratos freelance para los servicios que ofrecen.

Muchos autónomos, si son entrevistados, podrán narrar al menos una experiencia en la que no se les pagó por sus servicios y, sin duda, desearían haber tenido un contrato de autónomo por escrito para protegerse. Es posible que un cliente no haya pagado porque se quedó sin dinero antes de terminar el trabajo, o que se hayan enganchado horas extra a un proyecto, lo que ha supuesto un trabajo no pagado.

Por suerte, la composición de un contrato de autónomo por escrito no es difícil ni complicada. Si se piensa un poco en lo que se hace y en cómo se hace, no debería ser difícil utilizar un contrato de autónomo para todos y cada uno de los proyectos.

Ahora, será crucial comenzar con lo que realmente implica un contrato de freelance.

¿QUÉ ES UN CONTRATO FREELANCE?

Un contrato de freelance es un acuerdo entre un freelance y un cliente. Proporciona una explicación o claridad sobre los numerosos términos y condiciones que se aplican al trabajo que realizará el freelance. Este acuerdo es necesario porque contribuye al desarrollo de una relación laboral sana y equitativa entre el cliente y el autónomo.

Establece los objetivos razonables que ambas partes esperan alcanzar en relación con un proyecto concreto que se desarrollará durante un periodo de tiempo predeterminado. Este tipo de documento es legalmente vinculante y asegura que todos los que trabajan en una tarea específica cumplen con las directrices de los términos de servicio. En otras palabras, garantiza que todos estén de acuerdo.

Este contrato de freelance te proporciona un acuerdo escrito en el que puedes basarte si optas por una acción legal por incumplimiento de los términos. Si el cliente no te paga a pesar de que has cumplido tu parte del trato y has entregado todo el trabajo a tiempo como habías prometido, entonces la acción legal podría no ser tan mala idea con un contrato de freelance.

Por otro lado, el cliente también tiene un acuerdo por escrito al que puede remitirse en caso de que usted no cumpla su parte del trato.

¿SON IMPORTANTES LOS CONTRATOS FREELANCE?

Los contratos de autónomos son absolutamente importantes y si tienes dudas sobre su necesidad, aquí tienes una razón de peso para cambiar de opinión.

No sólo se pueden resolver los desacuerdos mediante el uso de un contrato de autónomo, sino que también ayudan a perfilar los parámetros del acuerdo. Un acuerdo verbal puede interpretarse de muchas maneras, pero un contrato escrito no puede malinterpretarse de ninguna manera. Un contrato puede servir para proteger tus derechos legales si eres un trabajador autónomo.

Dado que los departamentos de recursos humanos (cuando los clientes son grandes empresas) no se ocupan de las preocupaciones de los autónomos, tener un acuerdo por escrito puede ayudar a garantizar que se te pague a tiempo y que no se te pida que realices un trabajo que está fuera del alcance del proyecto.

¿QUÉ DEBE CONTENER UN CONTRATO FREELANCE?

Para garantizar que tu contrato de autónomo sea lo más valioso posible, hay algunas disposiciones que deberían incluirse en él. Incluso si ya tienes un contrato, es una buena idea incluir ciertas cláusulas clave para asegurarte de que no te falta ninguna disposición importante en tu contrato de freelance.

No obstante, no importa cómo redactes tu contrato de autónomo. Tanto si lo redactas tú como si te lo proporciona el cliente, debes asegurarte de que el acuerdo contenga, como mínimo, las siguientes cláusulas vitales.

  • IDENTIFICACIÓN

Un contrato de freelance decente empezará por esbozar la información fundamental de ambas partes. Aquí se incluyen los nombres de las partes, la ubicación de sus oficinas y el objetivo principal del contrato. De este modo, ambas partes son responsables.

Esta sección también describirá la posición laboral del freelancer, identificándolo como un contratista independiente en lugar de un empleado o un socio.

  • DETALLES DE PAGO

Hay que dejar perfectamente claro qué tipo de condiciones de precio han acordado ambas partes (por hora, por proyecto, por anticipado, etc.). Esto ayuda a definir las directrices básicas desde el principio y evita problemas de pago en el futuro. Si omites esta cláusula, existe la posibilidad de que un cliente no entienda bien tus precios y se lo piense dos veces a la hora de pagarte al final del trabajo.

Esta parte debe contener información sobre las condiciones de pago, incluida la forma en que el autónomo facturará el proyecto, la forma en que se procesarán las facturas y el número de días que el cliente tardará en procesar la factura. Además, hay que acordar el modo de pago.

En lugar de esperar a que le paguen todo de una vez por las tareas de gran envergadura, un autónomo puede considerar más conveniente dividir el calendario de pagos de esos proyectos en una serie de pagos por hitos más pequeños. Esto también debe constar en el contrato.

  • EL ALCANCE DEL PROYECTO

Esta cláusula debería profundizar aún más en los detalles de la tarea que se va a realizar. Por ejemplo, debería establecer cuáles son las obligaciones del autónomo, el volumen de los productos finales esperados, la frecuencia con la que se le pedirá que presente el trabajo, etc.

Del mismo modo, debe indicar lo que se espera del cliente, incluidos los tipos de informes, datos brutos y comentarios que se entregarán al autónomo para ayudarle a realizar el trabajo con eficacia.

  • PLAZOS

Tanto para los autónomos como para los clientes, cumplir un plazo es crucial, y establecer una fecha de finalización y otros hitos del proyecto por adelantado puede ayudar a evitar malentendidos e insatisfacciones. Los contratos de trabajo autónomo deben ser lo más específicos posible en cuanto a los tiempos de entrega, los plazos y las penalizaciones por retraso.

No sólo es necesario especificar fechas de entrega precisas, sino también cuándo te responderá el cliente con comentarios y revisiones de tu trabajo.

  • DERECHOS INTELECTUALES

Este aspecto del proyecto determina quién se quedará con los derechos de propiedad intelectual cuando el proyecto esté terminado. En general, el cliente debe conservar la titularidad de los derechos de propiedad intelectual asociados al producto terminado o al contenido en el que ha trabajado el freelance. Por otro lado, el freelance podría seguir aprovechando algunas ventajas. Por ejemplo, podría incluir al cliente en su sitio web como cliente anterior o mostrar el trabajo realizado en su cartera. En caso de que esto viole la política de privacidad de la organización del cliente, tendrás que discutirlo y hacer que se escriba una cláusula de confidencialidad en el contrato.

PALABRAS FINALES

En un mundo ideal, todos los proyectos de trabajo autónomo conducirían a una asociación profesional a largo plazo y mutuamente beneficiosa.  Si tienes un contrato de freelance sólido que cubra tus intereses, puedes evitar muchos de los problemas al principio de tus compromisos laborales y seguir adelante con la construcción de una sólida carrera como freelance.

About Author

John Kiguru es un escritor astuto con un gran amor por las criptomonedas y la tecnologia subyacente. Todo el dia esta explorando las nuevas innovaciones digitales para traerle a su audiencia los ultimos desarrollos.

Los comentarios están cerrados.